Fue el 17 de agosto del año 2.000 cuando me subí a un avión en mi primer viaje a Nepal. Iba por dos años a trabajar como voluntario formando a profesores, y nunca imaginé que ese viaje cambiaría mi vida hasta el punto de crear eventualmente Educanepal y seguir hasta hoy, centrado en la labor de llegar a quienes más lo necesitan en el distrito de Makwanpur. 

Compartir las anécdotas y reflexiones diarias ha sido una constante de estos veinte años. Hubiera dado para siete u ocho libros si recopilara cada texto donde compartía el día a día con quienes nos han acompañado y acompañan en la distancia. Y eso ha sido lo más bonito, cada día vivido, cada encuentro, cada sonrisa, cada lágrima. Poderlo compartir y ver crecer esta familia de la nada. Ver los esfuerzos de tanta gente, tanto en Nepal como en España, que fueron parte del comienzo y nos dieron impulso hasta hoy.

Y hoy, veinte años después, me acuerdo de esos primeros años… y aparte de mucha nostalgia, siento un profundo agradecimiento a todos los que se acercaron cuando estaba solo, cuando todo era un sueño… y poco a poco lo fuimos haciendo realidad. A todos ellos y a los que hoy siguen ofertándonos cariño, ayuda, trabajo voluntario o ánimos… Muchísimas gracias por permitirme vivir ese día a día.

Un fuerte abrazo  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.+ info

ACEPTAR
Aviso de cookies