Cómo cambia todo en 24 horas. Pasar volando de un mundo a otro. De la tristeza de las despedidas a la alegría de volver a ver a la gente que me rodea en Nepal.

Después de hacer noche en Katmandú el jueves, cogí un jeep muy temprano el viernes por la mañana. ¡Cómo disfrute del trayecto! Volver a sentir el frío de las montañas, a las vistas de campos de cultivos, campesinos atareados, cabras, gallinas, perros. Volver a comer arroz, lentejas y verduras en el camino. Disfrutar de todo, excepto del polvo que levantan las ruedas por la pista de tierra que conecta la capital con Hetauda.

Y una vez en Hetauda, saludar a todo el personal local y marchar hacia nuestra casa de acogida donde me esperaban las niñas y las cuidadoras. Las fotos hablan por sí solas de la inmensa alegría de volver a encontrarnos, de ponernos al día de todo y compartir las galletas caseras que mi madre les había mandado.

Un lujo estar aquí, volver a la vida simple.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.+ info

ACEPTAR
Aviso de cookies