La primera vez que vimos a Uma Yadav nos sorprendió su vientre inflado. Tras un seguimiento a su familia y averiguaciones en varios centros sanitarios, supimos que su corazón no funcionaba bien. En Hetauda no se atrevían a intervenir, así que recomendaron llevarla a Katmandú, donde se le practicó una operación donde se le extrajo el líquido que dificultaba la función correcta de su corazón. Ahora, de vuelta en su casa, esperamos ver si su condición mejora y puede volver a la escuela. Sus padres, quienes no podían afrontar el coste de la operación y tampoco sabían muy bien a quién recurrir, están muy agradecidos a nosotros, por todos los esfuerzos realizados desde el primer encuentro con Uma hasta el día de hoy.

Esto es posible, por una parte, por tener un presupuesto para emergencia al que contribuyen todos nuestros socios con sus cuotas mensuales. Por otra parte, por contar con un personal local implicado y entregado a la ayuda a quien más lo necesita, estén donde estén, haya que atravesar ríos o subir montañas, allí estarán y realizarán, como en el caso de Uma, todas las gestiones que haga falta para atender la emergencia. En este caso, se desplazaron incluso a Katmandú con los padres de la niña y allí permanecieron hasta la vuelta a casa.

Gracias a todos por ser parte de esta familia y dibujar sonrisas en tanta gente. Ya casi 20 años de labor de Educanepal, miles y miles de días, de noches, de casos, de emociones varias, de sudor, de picadas de insectos, de calor, de frío, de lecciones, de amor, de soledad, de alegría… pero sobre todo Sonrisas.

Un fuerte abrazo a vuestros corazones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.+ info

ACEPTAR
Aviso de cookies