Namaste,

Desde que llegué a Nepal por primera vez me cautivó el verde de los arrozales, sobre todo en los días soleados, cuando la luz es más intensa y el color vibra con su propia energía sanadora. Fue entonces cuando caí en la cuenta de que quizás en muchos hospitales no se hubiera elegido el verde para sábanas o para vestir al personal por casualidad.

Recuerdo  en Saraswoti sentarme algunas tardes en frente de alguna plantación y perderme en el color, inundarme de él y sentir una inmensa paz que quitaba cualquier pena.  Ahora me llegan las fotos de nuestras niñas en la casa de acogida quitando las malas hierbas de nuestro terreno y vuelven esos agradables recuerdos de una vida sencilla. Dura, por el esfuerzo diario que hay que hacer cuando vives de la tierra, pero muy cerca de la Vida, de la realidad. Plantas una semilla, la cuidas y crece, se expande. Miras hacia el cielo y ves el sol nacer, las nubes pasar. A veces las nubes descargan el agua, embarran los campos y se oscurece el ambiente. A veces incluso surgen truenos y relámpagos que amenizan con música estremecedora. Pero son más frecuentes los días de sol, cuando los pájaros saludan la mañana con armonías tiernas y dulces, cuando el azul de cielo roza el verde de los campos y el calor no da tregua desde muy temprano.

¡Qué fascinante la vida! Los acontecimientos diarios y variados según donde hayas nacido. Para algunos es un reto sobrevivir, tener algo que comer. Para otros un reto es sonreír, ser feliz. Sea como sea, estamos aquí para vivirla, para aprender. Y algo me dice que disfrutarla tiene mucho que ver con conectar con el azul del cielo, con saludar al sol, con apreciar las lunas, con disfrutar del canto de los pájaros o del susurro de las olas. Si lo podemos compartir con alguien, pues bastante más agradable. Aún más si surge una caricia que envuelve el corazón o una mano que aprieta tus dedos mientras la brisa nos da en la cara. Con la vida podemos conectar a cada segundo. El amor es dulzura, algo que se brinda como los arrozales ofrecen el verde.    

Un abrazo y lindo día

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.+ info

ACEPTAR
Aviso de cookies