Dinisha Jimba tiene 15 años y estudia en la clase 9 (3º ESO) en el colegio Jyoti, cercano a Hetauda. Vive con sus padres en una chabola construida con madera, bambú, plástico y heno. Su padre, Dudraj, que trabaja como carpintero, bebe mucho. Su madre, Goma, trabaja en casa. Su hermano y dos hermanas menores también van al colegio. El ingreso mensual de la familia son 10.000 rupias nepalies mensuales, unos 70 euros aproximadamente. La familia tiene solo 300 metros cuadrados de tierra para plantar, con lo cual es difícil sobrevivir, ya que los ingresos apenas dan para comprar harina de millo y algo de lentejas.

Dinisha había dejado sus estudios porque sus padres no podían cubrir los gastos escolares, pero ha vuelto gracias al apoyo de Educanepal. Sus profesores le dijeron a nuestro personal local que su progreso académico no era muy bueno porque  a veces llegaba a clase sin haber comido. Fueron ellos quienes se pusieron en contacto con nosotros para ver si la podíamos ayudar. Ella quiere ser profesora en un futuro, y nosotros intentaremos que su sueño se haga realidad.  

Dinisha es solo un ejemplo de cientos de niñas que intentamos que tengan una infancia más digna, y esto es gracias a nuestros colaboradores. Una cuota de 10 euros mensuales puede suponer que cinco niñas como Dinisha tengan acceso a educación secundaria.

Quizás conozcas a alguien que pudiera permitírselo y hablarles de nuestra labor, es la única manera que tenemos de poder seguir cubriendo gastos en un año que hemos sufrido muchas bajas.

Un fuerte abrazo y mucha paz,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.+ info

ACEPTAR
Aviso de cookies